RESIDENCIA REY AURELIO: NUNCA... NO PUEDO

DESCRIPCIÓN: Nuestra Residencia empezó a funcionar en el año 2005 para atender y formar un hogar con 16 personas en estancia permanente y 2 en estancia temporal. Son chicos/as dependientes para todas las actividades de la vida diaria, que no poseen lenguaje oral o éste es muy limitado, algunos añaden discapacidad visual o física a su discapacidad intelectual, su capacidad cognitiva es baja…

Además de los programas de mantenimiento psicofísico, estimulación sensorial, habilidades… vimos necesario desarrollar un programa de ocio en la comunidad. Lo denominamos “Nos relacionamos con nuestro entorno” y programamos actividades como:
- Salidas a entornos próximos
- Excursiones
- Vacaciones
- Carnavales
- Participación en mercadillos de nuestro municipio y de municipios cercanos
- Participación como modelos, en pasarela solidaria
(Podréis ver fotos de todas ellas en el archivo adjunto)

Una vez consolidado este programa, valoramos la posibilidad de trabajar conjuntamente con otros colectivos sin discapacidad e implicarles en “nuestro proyecto”.
Casi por azar entramos en contacto con personas que acudían a un gimnasio (Linares Gym) cercano a nuestro centro, con un lema que nos llamó la atención y que podíamos hacer nuestro: “Nunca, no puedo”. En una primera toma de contacto las personas del gimnasio visitaron nuestro centro, conocieron a nuestros chicos/as, nuestras actividades…. nuestro día a día.
Y así, tras varias reuniones, surge la primera actividad en común: participar en la San Silvestre 2015 de nuestro municipio (San Martín del Rey Aurelio). Cuatro personas del gimnasio “nos ofrecieron sus piernas” para poder hacer partícipes de esta prueba a nuestros chicos en silla de ruedas. Fueron 5 Kilómetros de integración, normalización, visibilidad, apoyo… pero sobre todo de sonrisas.

Una vez realizada la actividad había que evaluar los resultados y éstos fueron muy positivos por varias razones:

- No teníamos constancia de que personas con discapacidad intelectual gravemente afectadas participasen, sin ningún tipo de categoría adaptada, con personas sin discapacidad en una carrera popular como la San Silvestre.

- Se involucraron con nosotros personas, en un principio, muy alejadas del mundo de la discapacidad intelectual (los chicos del gimnasio) que nos demostraron que el músculo más desarrollado que tienen es su corazón

- Nuestros chicos disfrutaron de esta experiencia mucho más de lo que nosotros hubiésemos imaginado. ¡Conseguimos un ocio inclusivo!

- Esta primera actividad conjunta ha propiciado el desarrollo de un programa en nuestra Residencia “Nunca… No puedo” en el que seguimos programando actividades que se desarrollarán a lo largo de todo este año 2016.

Ficha Adjunta/Evidencias: 
valoración: 
5
Puntuación media (1 vote)
Comunidad donde se desarrolla la idea: 

Compartir esta Idea