La Atención Temprana que queremos. Análisis crítico de la transformación en el CDIAT de Adislan.

Título

La Atención Temprana que queremos.  Análisis crítico de la transformación en el CDIAT de Adislan.

Justificación

Desde el año 2012, en el Servicio de Atención Temprana ya comenzaba a sentirse una inquietud y cuestionamiento respecto a la calidad del sistema de trabajo que se llevaba a cabo. Los principales indicadores de que necesitábamos corrientes nuevas de actuación, fueron las familias quienes demandaban cada vez más tiempo del terapeuta con sus hijos, debido la sensación de incapacidad que ellos mismos sentían en su día a día frente a las necesidades de sus hijos. A esto se le sumaba la sensación de abandono y falta de respuestas por parte del Servicio, cuando  los niños estaban por cumplir los 6 años de edad.

El Servicio comienza a recibir influencias sobre nuevas corrientes de atención promovidas desde Plena Inclusión (PCP, Prestación de Apoyos, Modelo de Calidad de Vida…) y ante la posibilidad de sumarnos al cambio, nos lanzamos.

Iniciamos el proceso de transformación determinando el punto de partida (análisis DAFO), creando un “Plan de Acción hacia la transformación” que tenía como objetivos centrales: - acercar e informar a los organismos públicos sobre la prestación de apoyos llevada a cabo en el servicio; - incrementar la prestación de apoyos inclusiva realizada en el contexto comunitario;- Aumentar el conocimiento de las familias sobre la visión de la prestación de apoyos. Dentro de las acciones concretas para llevar a cabo el Plan, realizamos: reuniones con los organismos públicos; creamos material de difusión adecuado a la prestación de apoyos; realizamos formaciones internas con todo el personal de Atención Temprana, destinadas a trabajar la conciencia de lo que implica un cambio; hicimos formaciones externas específicas en modelo centrado en familia y sus aplicaciones en contextos naturales, dirigidas tanto a los profesionales como a las propias familias; comenzamos a planificar, prestar y evaluar los apoyos inclusivos directamente en la comunidad.

Toda la formación recibida y el entusiasmo de encontrar un nuevo camino por donde seguir, nos llevó también a realizar cambios en la estructura del servicio y en la metodología de trabajo, centrándonos principalmente en comenzar a utilizar las herramientas que habíamos aprendido, que nos acercaban cada vez más al modelo centrado en la familia.

Objetivos

El principal y gran objetivo es “Favorecer la transformación en todos los integrantes del equipo de Atención Temprana, con el fin de lograr un real conocimiento de qué implica este modelo, cuáles son las bases teóricas, epistemológicas y evidencias científicas que avalan este avance en la Atención Temprana, además de incitar a un desarrollo en las competencias y habilidades personales de cada integrante del equipo del CDIAT, orientado a llevar a cabo una metodología especifica con las familias”.

Objetivos específicos:

  • Trasladar al equipo la consistencia teórica que avala el Modelo Centrado en la Familia, así como las evidencias de que este modelo también responde a las necesidades de desarrollo del menor de forma terapéutica y profesional.
  • Incidir en la construcción de capacidades, habilidades y competencias necesarias y básicas para poder llevar a cabo un modelo centrado en familia.
  • Integrar un sistema de evaluación formal que siga la línea del Modelo Centrado en la Familia, y que valore el impacto de la intervención realizada, no sólo a nivel de calidad de vida, si no que valore nuestras prácticas.
  • Seguir avanzando en el entrenamiento de las EBR, para conseguir PIAF que realmente respondan a la realidad de la familia.
  • Afianzar los principios del “enfoque transdisciplinar” en el equipo del CDIAT. Ofreciendo las oportunidades de estructura laboral, como las visitas conjuntas, tiempos de reuniones de equipos, formación de terapeutas específicos…
  • Instaurar la práctica reflexiva y la supervisión reflexiva como un método de análisis y de evaluación continua del desempeño de cada profesional.

Desarrollo

Hemos tomado como camino el aplicar y aprender haciendo, con las mismas estrategias que pretendemos poder utilizar con nuestras familias. Resultaba discordante e incluso desacertado, utilizar una metodología diferente a la que se pretende que exista entre el terapeuta de Atención Tempana y las familias. Los objetivos son claros en cuanto a la real necesidad de seguir en una transformación que nos lleve a conseguir que todos en el equipo nos empoderemos, crezcamos y nos convenzamos del modelo Centrado en Familia. Para ello resultaba imprescindible “comenzar por casa” con el entrenamiento entre nosotros mismos; comprender la historia, reconocernos como personas sanas con conocimientos y habilidades, construir relaciones positivas, utilizar la escucha que promueve asertividad (es decir la escucha empática), aprender, entender porque nos sentimos desafiados, aprender a manejar nuestras expectativas e inconsciente, replantearnos, aclarar nuestras  funciones, aprender a lidiar con las personas difíciles, poner límites apropiados… (Angels Ponce 2017) son sólo algunas de las habilidades básicas que si no las practicamos desde dentro, será difícil llevarlas a cabo de cara hacia afuera, por mucho conocimiento teórico que conozcamos.

Resultados

La realidad es que al iniciar la formación las expectativas estaban más puestas en seguir “aprendiendo” métodos y prácticas, que trasladándolas al equipo de trabajo del CDIAT, nos acercarían aún más al modelo Centrado en la Familia. Pero la sorpresa en cuanto a los reales descubrimientos realizados después de esta formación han superado las expectativas, no únicamente por las aportaciones de los profesionales ponentes, sino porque me he dado cuenta que las prácticas por muy específicas o concretas que vengan dadas de manos de quienes llevan años ejecutándolas, no van a garantizar que la transformación suceda. Soy una gran convencida de que el valor que se le otorgue a cada práctica, la metodología que se utilice para conseguir ese valor en la práctica, es lo que realmente nos acerca al Modelo Centrado en la Familia. Ya lo decía John Dewey (1933) “la calidad de los educadores y de la educación no puede derivar de la imitación de técnicas que han funcionado en el pasado, más bien los maestros deberían ser entrenados en analizar y definir los principios que subyacen a las técnicas, en resumen, cuanto más reflexivo sea el maestro, mayor será la calidad de su enseñanza”. Evidentemente extrapolando a la práctica de un profesional de Atención Temprana.

Es por eso que a la hora de plantear unos objetivos, he reflejado el objetivo general de tal manera que abarque la totalidad todo lo que se pretende conseguir. El gran problema al que nos enfrentamos continuamente es al ¿cómo lo hacemos?. Si consideramos que un objetivo tan amplio llevaría años (como los que ya llevamos y más) en lograr conseguirlo… además debemos considerar que hay experiencias previas que nos limitan en este viaje y que en la actualidad no estamos parados frente a un sustento sólido que nos avale, y nos permita argumentar y debatir (Belinchon, M. 2017), si no que estamos construyendo esa plataforma en la que más que subirnos debemos cooperar todos. “Estamos transformando de un modelo bueno a uno mucho mejor”. García Sánchez, F. (2017).

 

Conclusiones

Es fundamental tener conciencia de que la mirada personal que se le dé a este modelo va a favorecer que realmente se lleve a la práctica como lo describen los diferentes autores. El poder compartir con otros Centros experiencias, los miedos y sobre todo las contrariedades que casualmente se repiten en los diferentes equipos, me ha llevado a ser aún más consciente de que este camino se construye al andar, y no requerimos únicamente de aprendizaje de estrategias, o de aspectos teóricos, (que son fundamentales e imprescindibles) sino que requiere de una transformación personal y compromiso real por parte de quien lo ejecute.

Queda pendiente seguir avanzando en dos caminos paralelos; por una parte el afianzamiento del modelo, la calidad técnica de los profesionales, seguir formándonos y descubriendo caminos posibles, y por otro lado seguir tomando consciencia de que somos  profundamente afortunados al dedicar nuestro trabajo a la intervención con personas con las cuales podemos crecer y realizar un trabajo conjunto y enriquecedor para toda la vida.

“NO ES MECÁNICO SI NO UNA AVENTURA PROFUNDAMENTE HUMANA”

Marilyn E. Espe – Sherwindt (2016)

 

valoración: 
0
Sin votos
Comunidad donde se desarrolla la idea: 

Compartir esta Idea