"En mi vejez, yo decido"

En Adislan, con el paso del tiempo, la mayoría de los clientes que conforman la asociación han ido envejeciendo. Debido a las características de la asociación, se cuenta con un grupo de personas con discapacidad joven que acaba a entrar a formar parte de la entidad y un numeroso grupo de personas que forman parte con nosotros desde hace mucho tiempo y están envejeciendo. Desde nuestra visión esas personas tienen derecho a exigirnos vivir su vejez de acuerdo a sus decisiones y gustos y preferencias, siendo nuestro trabajo facilitarles los apoyos para conseguir sus objetivos vitales.

Esta idea surge en la entidad dado que existe un grupo muy numeroso de personas en edad avanzada que nos comienzan a exigir que observemos su forma diferente de ver la vida.

            Partiendo de la PCP en la buena vejez nos hace replantearnos varias cuestiones, en nuestro caso, fue indispensable pasar de una infraestructura  institucionalizada a crear lo que nosotros consideramos Hogares. Ello supuso  la mejora de la calidad de vida de los clientes, ya que como nos cuenta Marcial: “ me ofrecen personalizar mi hogar, como decorar el salón, mi habitación, el comedor, elegir  mi sitio en el sofá, descansar cuando me apetezca, tener un jardín donde pasar la tarde o celebrar un acontecimiento importante, acomodar un hueco donde recibir a mi familia y que se les respete la intimidad, elegir si me levanto o no durante el día, a qué hora voy a ducharme y si ese día quiero hacerlo, etc.”

          Por otro lado se vio la necesidad de adaptar los soportes de la PCP a la realidad de los clientes mayores y de la Buena Vejez, y fundamentalmente a lo que ellos  nos cuentan y desean:

“Me llamo Mila, y estoy súper contenta porque voy a tomar café y criticar”

“Me llamo Sandra, y me hace ilusión hacerme un tatuaje. En una salida con mis personas de apoyo favoritas pude por fin hacerme uno. Que sí, que sí,  que los tatuajes también son para las personas mayores.”

 

“Soy Marcial, hoy  no me apetece ducharme y  no pasa nada.”

 

Mi nombre es Cándido, soy del Charco y cuando voy a pasear por mi barrio, me encuentro a mis vecinos, me saludan y me siento feliz”.

 

  1. ¿QUÉ QUEREMOS HACER Y CÓMO LO EVIDENCIAMOS?

 

  • Itinerarios personalizados para cada cliente.

          Partiendo de la PCP, elaboramos con el cliente una lista de prioridades y deseos de presente en su vida y la desarrollamos. (Salir con amigos elegidos a lugares elegidos, participar en sus actividades preferidas de comunidad, como quiere que se organice su día a día…)

  • Estimulación cognitiva y física a través de las actividades del día a día, utilizando la comunidad y el apoyo activo como medio.

          Generamos oportunidades de participación reales en la vivencia del día a día: Subir las escaleras del bus, lavarse los dientes, ir de tiendas, poner la mesa, ir a tomar café con un amigo….

  • Trabajar la reminiscencia a través la decoración del hogar y de las visitas a su barrio donde vivía antes.
  • Disfrutar de un esparcimiento personal, y centrado en intereses por amistad.

          Realizar actividades de ocio y tiempo libre relacionadas con los deseos de presente y principal objetivo sea el disfrute individual.

  • Proporcionar nuevas experiencias para crear/vivenciar nuevas emociones.

En base a sus deseos e intereses ayudamos a la persona a crear sueños proporcionando experiencias “extraordinarias”.

“Hola, soy Nicolás, siempre quise ser árbitro, de niño ayudaba a los de la liga infantil. Hace poco  me presentaron a un árbitro de primera división. Eso me ha hecho soñar con ir al ver al Real Madrid en el Santiago Bernabéu”

“Soy Benjamín, siempre que escucho música clásica  me emociono y a veces se me escapa alguna lágrima. Mis apoyos me han dicho que van a intentar que vaya a un concierto de música clásica en los Jameos del Agua.”

 

Ficha Adjunta/Evidencias: 
valoración: 
0
Sin votos
Comunidad donde se desarrolla la idea: 

Compartir esta Idea

Últimos Comentarios