Compartiendo visiones para multiplicar apoyos: solo se puede iniciar el camino desde el punto de partida.

PLAN DE TRANSFORMACIÓN HACIA ‘LA ATENCIÓN TEMPRANA QUE QUEREMOS’.

Centro de Atención Infantil Temprana ‘La Cometa’, Guadix

Puedes descargar el Poster en formato PDF en el siguiente enlace:  https://goo.gl/bsDmxH

JUSTIFICACIÓN:

La realidad actual nos hace acercarnos al entorno del niño para evitar y/o reducir efectos secundarios en su desarrollo. Así, el menor es escuchado y acompañado en un lugar donde compartes e intercambia ideas con la familia y el entorno educativo. El hogar del niño es el espacio donde se reúne con su familia y donde recobra  fuerzas para enfrentarse al mundo exterior. Por otro lado en los centros educativos es fundamental la cooperación con los profesionales de esta área con el fin de unificar objetivos y propiciar el desarrollo del menor en todos sus ámbitos. Ambos, familia y entorno educativo, son puntos de partida el crecimiento del niño como persona, de ahí su importancia.

Los roles de las familias se han modificado con el paso del tiempo. De ahí que surja la necesidad de replantear las estrategias de intervención. Por ello, cada vez aparecen más sujetos que interfieren en el aprendizaje y estimulación del niño así como en los mensajes de formación de valores. Asimismo, como profesionales, podemos ayudar a resolver conflictos desde nuestras diferentes competencias y ser mediadores entre el niño, la familia y el entorno. Tenemos una mirada común y transversal de los aspectos emocionales del niño y la familia. Nos parece fundamental, identificar sus emociones y tenerlas en cuenta para encontrar un equilibrio entre el aprendizaje y el deseo del niño y su familia frente a nuevos retos.

OBJETIVOS:

  • Exploración y conocimiento del entorno. Como profesionales consideramos que el niño es el protagonista de su propio aprendizaje y todos los factores que le rodean influyen en la intervención que realizamos con él. Por ello es necesario conocer el entorno donde el niño desarrolla su vida diaria.
  • Crear espacio para que el niño desarrolle sus capacidades, conocimiento, aptitudes y valores de la manera más satisfactoria incluyendo a la familia para así englobar su estimulación.
  • Favorecer el sentido comunitario formando sesiones donde la familia tiene enlace directo con los mecanismos que utilizamos para eliminar barreas y adaptar las necesidades específicas del niño.
  • Estimular al niño para que encuentre en su entorno un lugar donde fomentar su curiosidad y desarrollar su imaginación propiciando una mayor motivación.
  • Favorecer el desarrollo de la Inteligencia Emocional. Que el niño busque en su entorno un sitio donde gestionar sus emociones y así le lleve a comprender y ser consciente de la realidad.
  • Integrar la intervención del profesional en la rutina del menor, su familia o su ámbito educativo
  • Utilizar recursos del entorno diario y convertirlos en herramientas útiles para el desarrollo del menor.
  • Dar respuesta a las necesidades y prioridades reales de la familia.

DESARROLLO:

El equipo del CAIT es consciente de que los múltiples factores que influyen en el desarrollo del menor son cambiantes por lo que estudiamos como mejorar el rendimiento del niño tomándolos en cuenta. Tras revisar informes y estudiar cada caso con detalle, se seleccionan perfiles que pueden beneficiarse de la intervención directa en su entorno (familiar, educativo), en nuestro caso dos.Tras este proceso, realizamos las siguientes fases:

  • 1ª Fase. La familia o entorno educativo nos proporciona información sobre su situación actual y tras una valoración entre los miembros del equipo se seleccionan las familias con las que intervenir en el entorno del niño para facilitar la estimulación.

    2ª Fase. Fomentar el intercambio de conversación e información con la familia. Se realiza una entrevista a la familia en el lugar donde conviven o centro educativo. Se recoge información sobre diferentes ámbitos para que la intervención sea lo más completa posible. Del mismo modo conocemos los lugares donde el niño se desarrolla y exploramos las posibilidades que se encuentran a su alcance con la finalidad de poner en valor estos recursos y utilizarlos como herramienta en la intervención.

    3ª Fase. Observación en el entorno natural. Una vez recogida la información, con el apoyo y coordinación del equipo de profesionales, se decide modelar el tipo de actuación y objetivos que se van a llevar a cabo. Se seleccionan el tipo de herramientas y apoyos más adecuados a lo que añadimos las posibilidades que encontramos en el nuevo lugar de intervención.

    4ª Fase. Coordinación con la familia y/o ámbito educativo para elaborar programas de intervención y seguimiento , realizando prácticas basadas en las fortalezas y recursos, dando feedback  en ambos ámbitos sobre sus prácticas.

    5ª Fase. Evaluación del proyecto teniendo en cuenta:

  • La elaboración de informes donde se recojan los datos de la evolución del proyecto.
  • Encuestas de satisfacción y valoración por parte de los padres.
  • Valoración del proyecto por parte de los profesionales del CAIT. Propuestas y mejoras.

RESULTADOS:

  • En los últimos años se ha incrementado el número de niños/as derivados a nuestro centro. De ahí que surja la necesidad de transformar nuestro servicio y  replantear nuestras estrategias de intervención, para  cubrir las necesidades del niño y su familia.
  • Mayor implicación de la familia y educadores ya que reciben herramientas adaptadas al entorno que les rodea. Del mismo modo, aprenden a utilizarlas y a sacarles un mayor rendimiento.
  • Las familias aprenden a controlar situaciones de manera práctica estableciendo unas pautas asociadas a las consecuencias, tanto positivas como negativas. Aprenden a ser constantes en la aplicación del sistema más adecuado en la intervención con el niño.
  • Mayor comunicación entre el niño y su familia facilitando la escucha activa, la habilidad para motivar y la empatía. Se crea una atmosfera de cariño y respeto donde se estimulan las habilidades sociales.
  • Evitamos el aislamiento y rechazo social por parte del niño.
  • Conseguimos fijar pequeñas metas coordinados con la familia. Así, estimulamos el deseo de lograr los objetivos por parte de la familia y ayudamos a que cada vez sean más independientes.

CONCLUSIONES:

Este proyecto facilita a las familias la relación con el niño y el conocimiento del medio que les rodea. Su creciente interés hace que expriman al máximo los recursos que están a su alcance para proporcionar un mejor desarrollo con el niño y su entorno. Finalmente, se convierten en colaboradores necesarios, base del modelo centrado en la familia, para así fortalecer y apoyar el funcionamiento familiar procurando que las familias vayan tomando decisiones dentro de una estrategia planificada.

Además, consideramos que la inteligencia emocional se adquiere principalmente en la familia y ambiente diario del menor. Es el principal ingrediente para que el niño de un sentido a su vida, busque soluciones y apoye sus decisiones. Determina la felicidad y las relaciones sociales. De este modo conseguimos que tanto el niño como su familia se impliquen y se comuniquen para buscar respuestas juntos. En definitiva, propiciar un camino a la comunicación para adquirir habilidades sociales y competencias emocionales entre otras.

Destacamos también que la intervención basada en rutinas es un recurso a tener en cuenta, ya que, al nacer de manera espontánea, nos proporciona una información de gran valor para nuestra intervención.

Este proyecto nos hace crecer como profesionales siendo una satisfacción acompañar a las familias en este camino favoreciendo que se sientan seguras a la hora de tomar decisiones y de buscar alternativas. 

 

valoración: 
0
No votes yet
Comunidad donde se desarrolla la idea: 

Compartir esta Idea