“Mi trabajo cuenta. Voluntariado con perros”

Es importante dar la oportunidad a las personas con discapacidad intelectual  con grandes necesidades de apoyo, de ser ellos quienes apoyen a otros a realizar tareas, en este caso a ser voluntarios en una residencia canina.

Con ello, queremos visibilizar a las personas con discapacidad intelectual en la sociedad, y normalizar los apoyos que precisan y los que pueden ofrecer.

Objetivos generales para todas las personas:

  • Contribuir a que las PDI construyan su proyecto de vida (PPA), realizando una actividad funcional, motivadora y respetuosa con el medioambiente y el mundo animal; elegida por ellos y llevada a cabo en la sociedad.
    • Fomentar la responsabilidad en el cuidado de mascotas.
    • Fomentar las relaciones interpersonales con otras personas no vinculadas al círculo más próximo de la pdi.
    • Participar en una actividad inclusiva en un entorno normalizado.

Objetivos individualizados con una persona participante:

  • Utilizar al perro como medio de motivación en la comunicación verbal y no verbal.
  • Utilizar al perro y la residencia canina, como forma de estimulación sensorial.

Esta actividad es llevada a cabo en una residencia canina, cercana a nuestra localidad.  En la actividad participan 5 pdi junto a un profesional de apoyo.

Esta actividad surge por la demanda de un par de personas de realizar alguna actividad colaborando con animales, y por la necesidad de ayuda que precisan en esta residencia canina.

Las actividades generales que se han realizado son:

  • Dar de comer a los perros.
  • Pasearlos.
  • Ayudar en tareas de higiene (duchas, cepillado, etc.).
  • Ayudar en tareas de limpieza de los espacios.
  • En algunas sesiones, además, se les ha enseñado nociones básicas sobre adiestramiento, adaptándose siempre a las capacidades cognitivas de cada persona (les enseñan a esperar, sentarse, andar con correa, etc.).

El mayor resultado conseguido ha sido a nivel personal.

Con esta actividad, hemos conseguido:

- Crear vínculo cercano tanto con la profesional de la residencia canina, como con el perro de ésta.

- Gira su cuerpo para buscar al perro. También fija y hace seguimiento de éste con la mirada.

- Extiende su mano para darle de comer.

- Agarra la correa con fuerza y camina junto a él.

- Sonríe.

- Muestra desagrado por el olor de la comida canina, cuando se le acerca para que experimente diferentes olores.

- Muestra agrado cuando acaricia al perro.

Con el resto de personas:

- Han aumentado las relaciones con personas no vinculadas a su entorno cercano (profesionales, clientes y voluntarios).

- Aumento de la responsabilidad en el cuidado y aseo de los animales (participan con iniciativa en las tareas, no se niegan a realizar ninguna de ellas, etc.)

- Mejora en las habilidades de interacción con animales (acarician con más tacto, con menos impulsividad,etc.).

- Disminución de problemas de conducta. Aunque no estaba contemplado como objetivo prioritario, se observó que la participación en tareas significativas para las pdi, eliminaban las conductas problemas que estas personas tenían, comparado a momentos en los que no participan en actividades significativas y/o permanecían inactivos.

Esta experiencia nos aporta muchas cosas:

- Nos ha enseñado a perseverar en la búsqueda de actividades significativas para las personas, en la necesidad de poner a la pdi en el centro, para que tanto: familia, persona de referencia y demás profesionales, nos volquemos en la búsqueda de sus preferencias, y construyamos así, metas significativas para él o ella.

En muchas de las ocasiones, es muy complicado llegar a conocer gustos y preferencias, pues no nos la comunican de una forma cotidiana. Con esta actividad, y después de probar muchas otras alternativas, conseguimos resultados tan positivos como los anteriormente citados.

- Con esta actividad también, estamos poniendo en valor a las personas con discapacidad intelectual y grandes necesidades de apoyo, puesto que no solo reciben apoyos, sino que también, pueden darlos.

- Por último, nos beneficiamos unos de los otros, tanto las pdi, de los profesionales que trabajan en la residencia canina y sus perros, como éstos de las pdi. Los profesionales de la residencia canina, nos aportan situaciones, lugares, experiencias, etc., que, de no ser así, no tendríamos acceso a ellas, y nosotros colaboramos con sus tareas diarias, echándoles una mano y sobre todo, cambiando su concepción sobre la discapacidad intelectual.

 

 

valoración: 
5
Average: 5 (1 vote)
Comunidad donde se desarrolla la idea: 

Compartir esta Idea

Comments (1)

  • anon

    En Asociación Pauta tienen una experiencia parecida, que además la han vinculado al ámbito profesional/empleo con apoyo.

     

    Saludos!

    Nov 20, 2018