Inclusión en la primera infancia

La idea surgió después de haber trabajado durante varios años con niños con discapacidad y sus familias.
Tras observar el desarrollo de estos pequeños, podía concluir que el estar con otros niños que le daban los estímulos y las oportunidades de desarrollo que el niño con discapacidad necesitaba, este adquiría nuevas habilidades con mayor rapidez. Y por otra parte los padres siempre se sentía poco apoyados y con escasa información.
Así que la idea consiste en crear un espacio que tuviera el apoyo técnico necesario para favorecer el desarrollo de los niños, así como la flexibilidad y la transparencia que necesitan las familias.
De esta conjunción y con la obligación de cumplir con las normativas vigentes, decidí que el espacio tendría que ser una ludoteca inclusiva.
La ludoteca es como cualquier otra, abrimos todo el día y prima el juego y la adquisición de las habilidades necesarias para el desarrollo a través de la experiencia sensorial del niño, lo que facilita la tarea de la maestra encargada de estos niños porque no debe seguir unos ítems predeterminados, sino que cada niño aprender a su ritmo y de forma activa. La motivación es fundamental para el aprendizaje.
Que sea una ludoteca facilita que los padres pueden estar dentro todo el tiempo que quieran, hay flexibilidad de horarios, disponemos de talleres para el desarrollo de áreas concretas. Y lo más importante está adherida a un centro de rehabilitación con profesionales especializados en atención temprana, lo que hace posible que los niños con alguna discapacidad o en riesgo de padecerla estén en seguimiento, ya sea para detectar lo antes posible si apareciera algún problema, o para dar pautas de atención a las maestras de la ludoteca.
Además del apoyo a las familias a través de la escuela de padres.
Este entorno hace que sea un espacio perfecto para la inclusión y un avance para el desarrollo de los niños que asisten tengan o no discapacidad.

valoración: 
4
Average: 4 (2 votes)

Compartir esta Idea