COGESTIÓN Y PARTICIPACION EN UN COLEGIO DE EDUCACION ESPECIAL

Desde el inicio del colegio, se defendió  la necesidad de que los alumnos participaran en el proceso de gestión como parte de su proceso de formación. Aunque el diseño ambiental del centro permitía su constante participación, se estableció la Asamblea como vehículo de aprendizaje específico.

 

            La Asamblea no puede entenderse como instrumento pedagógico, si se separa del modelo general  educativo en el que se inscribe: el modelo de “cogestión”, basado en la idea de que los alumnos deben participar como sujetos activos en su propio proyecto educativo. Tanto la idea de “cogestión educativa” como la de los diferentes modelos de asambleas, tienen sólidos fundamentos psicopedagógicos, como los trabajos sobre el desarrollo del  “criterio moral en el niño” de Piaget basados en la corriente “culturalista” iniciada por Vygotski y continuada por Bruner,  en las que se muestra de forma fundamentada la necesidad de la participación del propio niño para el buen desarrollo de sus esquemas mentales y de su propia autonomía personal y social; los trabajos desarrollados por Bandura desde la perspectiva del aprendizaje social  a través de modelos, en los que el niño aprende por la exposición a  conductas de sus iguales más ventajosas y útiles; y los trabajos de M. Wehmeyer sobre autodeterminación y la adquisición de requisitos que faciliten la conducta autodeterminada (aumento de las propias capacidades, provisión de oportunidades adecuadas para experimentar el control y realizar elecciones y la provisión de ayudas necesarias para solventar los obstáculos que representan las discapacidades u otros factores).

Una vez a la semana, todos los alumnos del colegio participan en la asamblea de su clase. A ésta asiste semanal o quincenalmente, dependiendo de la edad, el orientador del centro. Una vez al año, los 10 grupos de alumnos más mayores eligen a su representante o delegado de clase, que se encarga de recoger las ideas y propuestas de su grupo que afectan a la dinámica de todo el centro, y las expone mensualmente en la asamblea de delegados. De las decisiones y propuestas que allí se aprueban, el delegado informará a su clase.

En paralelo nuestra asociación, y en concreto nuestro colegio,implantó el modelo de Calidad de Vida. En este proceso se creó un equipo motor en la Asociación y un Equipo Guía en cada uno de los centros y servicios. Este equipo estaba formado en el inicio por profesionales, pero consideramos que no estaba completo si de él no formaban parte familiares y alumnos. Es por ello que los delegados eligieron un representante entre ellos. Este es el encargado de seleccionar qué temas de los que se tratan en la reunión de delegados son susceptibles de trabajar en el equipo Guia de calidad de Vida. En esta línea se plantean temas relacionados con su bienestar emocional, físico, sus derechos etc. que son abordados desde el equipo guia y muchos de ellos materializados en microproyectos.

Como consecuencia lógica de este proceso decidimos seguir avanzando dando la oportunidad a los alumnos de formar parte del máximo órgano de decisión y gestión del centro: El Consejo Escolar. Uno de los delegados fue elegido para representar con voz y voto a todos los alumnos del colegio.Desde septiembre de 2018 esta figura está consolidada,después de un trabajo previo tanto de sensibilización y adaptación de los miembros del Consejo ,como de un entrenamiento apoyado por un facilitador al representante.

 

De todo lo esxpuesto anteriormente podemos presentar evidencias tanto escritas como gráficas 

     

 

 

 

valoración: 
0
No votes yet
Comunidad donde se desarrolla la idea: 
País donde se desarrolla la idea: 
españa

Compartir esta Idea