Manos a la obra: Buscando soluciones a los problemas de conducta

“Mejora del conocimiento y bienestar de las familias de personas con discapacidad intelectual con alteraciones de salud mental y /o graves problemas de conducta”

Las personas co­n discapacidad intelectual que presentan a su vez alteraciones de salud mental o graves problemas de conducta, viven una realidad compleja, a la que es difícil y supone un gran reto dar respuesta desde el movimiento asociativo Plena inclusión Extremadura.

Los apoyos y las intervenciones realizadas en los últimos años, desde el enfoque multimodal basado en el Apoyo Conductual Positivo, se han focalizado mayoritariamente en la persona, y en el contexto del centro o servicio donde ésta recibe los apoyos. Pero no se ha incluido desde sus inicios, de manera sistemática, directa,  transversal y continuada, a la red de apoyo formal e informal de la persona (familia, personal de atención directa, otras redes de apoyo externas, etc...),  ni tampoco  se han realizado intervenciones ecológicas en el entorno familiar de la persona, que favorecieran una generalización de dichos apoyos.

Por todo ello, se hizo evidente en Plena inclusión Extremadura, que para mejorar la vida de la persona con alteraciones de salud mental y graves problemas de conducta, deberíamos  implicar en todo el proceso a la familia (nuclear y extensa. También se debería apoyar  propias necesidades emocionales de la familia, derivadas del proceso de salud que vive su familiar con discapacidad, acompañado todo ello de un apoyo directo en su entorno comunitario.

Desde esta necesidad, y  aunque durante muchos años se ha ofrecido formación a profesionales y familias en este ámbito, no se ha podido dar un salto cualitativo en la mejora de la calidad de vida de estas personas. Por ello,  nos planteamos el RETO DE DAR UN PASO MAS, que permita mejorar la vida de estas personas y de sus familias, desde un modelo ecológico.

Fue así como en el año 2016, diseñamos un proceso de pilotaje, en el que se implicaron tres organizaciones de Plena inclusión Extremadura,  a las que se sumaron otras dos en 2017. A éstas entidades, les ofrecimos un itinerario de apoyo que se adaptaría a cada organización, con el fin de abordar esta realidad desde los paradigmas de un modelo centrado en la persona y en la familia, un enfoque sistémico, y el Apoyo Conductual Positivo, que iría dirigido a toda la red de apoyo de la persona  y a todos sus contextos.

Para la realización de este pilotaje,  que se ha desarrollado durante los tres últimos años, se ha contado con el apoyo de un profesional experto en terapia familiar sistémica. También han participado en la intervención, los profesionales de las áreas de apoyo a familias y de salud mental de las 5 entidades.

A modo Resumen, en las 5 organizaciones en las que se ha desarrollado el Pilotaje, se han realizado una serie de estrategias y procesos para poder dar respuesta y afrontar este RETO:

- Análisis de la realidad de la persona y de su entorno familiar (desde el enfoque centrado en la personas y en la familia, desde el ACP y el modelo Sistémico familiar), en el que han participado la propia persona con discapacidad intelectual con graves problemas de conducta, y toda la red de apoyo formal e informal de esta persona.

- Diseño conjunto y priorización de los objetivos a conseguir (con la familia y profesionales).

- Generalización de los apoyos y estrategias consensuadas por parte de toda la red de apoyo de la persona.

- Seguimiento continuo de la evolución de la persona y reajuste de objetivos para todos los contextos.

- Soporte emocional transversal a los familiares más implicados en la vida de la persona (padres, abuelos, hermanos). Soporte que se ha articulado en 3 vertientes:

  1. Apoyo Emocional individualizado, y soporte para el desarrollo de las   estrategias del Plan de Intervención, mediante sesiones individualizadas con la familia, apoyando sus propias necesidades.
  2. Oferta y participación de los familiares en los Talleres de Capacitación “Manos a la Obra:  Buscando soluciones a los problemas de conducta”.
  3. Soporte en la Comunidad a la Persona, y a la familia, para poder generalizar las estrategias de su Plan de apoyo, y poder dar un soporte individualizado, directo en su comunidad, de manera que favoreciera una mejora en su estado de salud mental y el propio manejo de los problemas de conducta en su entorno comunitario, dando continuidad al plan personal y apoyando el proyecto de vida de la persona y de su familia.

- Formación a profesionales de la Red de apoyo a familias y de la Red de Salud mental de Plena inclusión Extremadura, en el desarrollo del modelo de trabajo, basado en el enfoque centrado en la persona y en la familia, en la intervención sistémica y en el apoyo conductual positivo. El objetivo de esta formación, ha sido incrementar la participación, el empoderamiento y bienestar emocional de la familia en el afrontamiento de las alteraciones de salud mental y /o graves problemas de conducta de la persona con discapacidad intelectual o del desarrollo.

 

 

valoración: 
5
Average: 5 (4 votes)
Comunidad donde se desarrolla la idea: 
País donde se desarrolla la idea: 
España

Compartir esta Idea