CHARLAS DE TÚ A TÚ --> CONÓCEME EN UN MINUTO

¿Qué objetivo tiene la experiencia /buena práctica?

  1. Esta buena práctica surge de la premisa de que es necesario conocer más a las personas para poder proporcionarles un mejor trato.

 

  1. Este pilotaje empezó haciéndonos pensar en su forma de vivir cada día y en qué hacer para que ellos notasen realmente el cambio. Veíamos que para que realmente cambiasen algunos gustos era necesario tiempo a solas y un trabajo sostenido en el tiempo.

 

Detectamos que, en muchas ocasiones, no se contemplaba un cambio real de gustos o preferencias. Nos acostumbramos a sus gustos o no gustos. Vamos ver cuáles han sido sus gustos hasta hora pero vamos a darles opciones de muchas más cosas. Vamos a dinamizar y estar en constante cambio.

 

  1. Por otro lado, de cara a un cambio de personal (bajas, voluntarios, personas de prácticas, cambios de turno) resultaba necesario que tuvieran un documento breve al que poder recurrir para conocerles. Muchas veces estamos expuestos a cantidad de información: informes médicos, psicológicos, psicopedagógicos pero olvidamos cosas más cotidianas y tan importantes como: “qué me hace reír”.

 

  1. Y por último, por un lado, por la importancia de trabajar dentro del marco del buen trato de manera individual ya que, en muchas ocasiones, se diseñan intervenciones o propuestas de carácter grupal como por ejemplo, el taller de intimidad o de buen trato que también hemos realizado e incluido en las programaciones anuales. Y, por otro lado, No partir de manera mayoritaria desde un punto negativo por cubrir.

 

 

Descripción breve de la Experiencia / Buena práctica:

  1. En primer lugar se diseñaron las “Charlas de tú a tú” porque consideramos que era la única manera de notar o probar cambios reales en los gustos de una persona. Siempre vamos corriendo y, mayoritariamente, hacemos talleres grupales. Por lo que veíamos necesario encontrar tiempo y espacio a solas con los usuarios del centro.
  2. En el transcurso de esta buena práctica, un profesional tenía dos charlas o interacciones a la semana durante un año con un usuario del Centro de Día. Durante ese año, el profesional recogía información y ofrecía nuevas oportunidades de cosas que le pudieran gustar a la persona.
  3. A lo largo de ese tiempo, se iba diseñando la hoja de “Conóceme en un minuto” cuyo resultado es un documento por las dos caras en el que se incluye: qué me gusta; qué no me gusta; mis aficiones; qué me hace reír; cosas importantes sobre mí y familia y amigos.

 

Además, el profesional a lo largo del proceso se tenía que apoyar en otros dos profesionales: uno que conociera a la persona desde hace más de tres años aproximadamente y otro desde hace menos de un año. De manera paralela, la trabajadora social y yo cumplimentábamos la misma ficha de “Conóceme en un minuto” con información que se obtenía a través de reuniones con las familias específicamente para el proyecto.

Una vez se termina la ficha se revisa con todos los profesionales y la persona con DI para la puesta en común.

Las fichas están siempre en un lugar accesible del Centro de Día o de la residencia para que cualquier persona pueda… ¡Conocerles en un minuto!

 

Resultados de la experiencia. ¿Por qué la consideráis una buena práctica? (Por ejemplo: logros o cambios conseguidos)

Los resultados de la experiencia han sido realmente positivos. Para nosotros ha sido, conocer, compartir y equipo.

Y que al final gracias a las charlas de tú a tú y el conóceme en un minuto les estas dando un mejor trato.

¿A quién le puede interesar esta experiencia y por qué?

A todas las entidades en general y, en especial, a Centros de Día.

Sabemos que cada uno de nosotros vamos construyendo nuestra identidad en función de las pequeñas elecciones y decisiones que vamos tomando en nuestro día a día: desde cómo peinarnos hasta qué ver en la TV.

Sin embargo, las oportunidades en personas con grandes necesidades de apoyo, en ocasiones, como he dicho antes, se encuentran eclipsadas por la rutina tan marcada que tienen. 

Los demás eligen, elegimos, por ellos cuándo, cómo y qué hacer en cada momento, repercutiendo así en la escasez de oportunidades para aprender determinadas habilidades en sus contextos de aprendizaje y desarrollo.

Todo ello, les hace tener menos control sobre sus vidas y menos opciones para tomar decisiones, lo que conlleva a una menor autodeterminación y a una mayor dependencia. En definitiva, menos calidad de vida.

TODO ES APRENDIZAJE, por lo que cada momento es una nueva oportunidad.

Sabemos que las personas aprendemos mejor en un entorno real, resulta complicado adquirir nuevas habilidades en abstracto y esperar después que se generalice el aprendizaje.

Por tanto, todos deberíamos dotarnos de la preparación e  información necesaria para tener un conocimiento más real y profundo de las personas para poder dar un buen trato en cada momento de su cotidianidad.

Es un reto difícil pero, precisamente por ello, queremos hacer énfasis en la importancia y la responsabilidad que tenemos TODOS Y TODAS como agentes del cambio en el buen trato de las personas con discapacidad intelectual.

valoración: 
0
No votes yet
Comunidad donde se desarrolla la idea: 
País donde se desarrolla la idea: 
ESPAÑA

Compartir esta Idea